Piso de madera

El piso de madera aún guarda tus pisadas
seguiste las flechas con respiración agitada
las escaleras te resultaron largas
el cielo te guardaba grandes esperanzas

un abrazo, y un beso seductor que no se dio
fueron la sentencia previa al buscarte sin razón
tantas veces te soñe desnuda en mi cama
con las ganas de viajar sin pisar en tierra…

Anuncios

Típico de ti

típico de ti
que vienes con tu frente en alto
con una sonrisa a decir adios
con una carta en mi buzón sin remitente

típico de ti
que mientes con los dientes manchados de carmin
construyendo puentes entre lo real y lo imaginario

típico de ti
con tus cuentos de princesa tegiendo telarañas
seduciendo tristemente a la ingenuidad
con promesas de amor, mezquino

típico de ti
con tus aires de realeza, diminuta y febril

típico de ti
que pagas con billetes marcados al calendario

típico de ti
con tu corte de gran reina, ingeniosa y frágil

Decepción

La guerra de palabras terminó
un tercero intervino en la cortes disolución
te quedas callada guardada en un rincón
me quedo con la pluma con tinta apuntando al corazón

lo decibeles en tus letras bajaron a ceros grados
marcharon en retirada los versos con cantos de guerra
no escucho más el tambor del batallon
ni las espadas chocando con el escudo

donde hubo un polvoriento pleito, encarnizado
no queda si no el desliz de una musa
huyendo despavorida, por los pasillos
con los perros castrados en compañia.

Camicace

Un pasado de tambores y zambomba
redoblan a la vuelta en cada esquina
los tenores envilecidos en la gloria
cantan a coro la pasión desaforada

camicaces de honorable libertad
en los limites iracundos de la locura
brindando placer a desquiciados
sometiendo al límite a los olvidados

las cadenas del deseo saturadas
de desden en satín inmaculado
el rol del prisionero condenado
acepta el látigo con uva y agua

firmando con sonrisas el amanecer
despide gracia al caminar altivo
la página de sucesos desafortunados
pierde uno más de sus afiliados

Pantanos

Tuvimos en esta simbiosis una extraña despedida,
por la puerta trasera de una iglesia abandonada
corrimos en direccion opuesta, tu embarazada,
yo con mil demonios y sus flechas a la caza.

Atravesé el umbral de un fétido desierto
los buitres acechando se sabían hambrientos
sin máscara, sin armamento
solo mis manos y un abrupto sueño.

Extrañas sombras me siguen a lo lejos
aladas formas que perdieron el firmamento
una montaña de piedras devastadas por el tiempo
en una ciudad que perdio su fatua gloria.

Los recuerdos se hacen polvo al correr
las mentiras se esparcen, eternas
perdí la cima con el orgullo intacto
devasté lo que más queria de un soplo.

Pantanos alrededor, como pasajes secretos al caos
voces de niños en el viento como susurro
parece que todo acaba, languidezco
de rodillas en la tierra la bruma me sofoca

Me limito a sonreir, exhausto, sollozo,
una lagrima perpetua rasga mi mejilla
toca el suelo y un rio se desprende
moribundo, a merced de la noche…

Sinfonía dual

Los besos en el campanario
son solo destellos de la magia que generan nuestros cuerpos desnudos en el universo
las estrellas en tus talles vistiendote de seda
la épica travesía sin timón sobre el marfil de tu piel

los sueños juegan como parte de tu rock & blues intenso ceremonial
mojando todo en la ruta del clarete
de primavera a invierno como lluvia suave
ofreciendo el mejor manjar en tus labios al volver a casa

la ofrenda del deseo se eleva incitando la escalada
un paseo por la eterna cima
los ramilletes de gotas como gloria en tu espalda resbalan eufóricos
victimas del letargo en tu voz

la marcha de tu senos marcando el ritmo en cada embate
la muda manía de acelerar el corazón
partiendo del reír en una encrucijada
atormentando a la razón, débil y condenada

ansioso por crear un nuevo manantial me despojo de los mitos
dibujando trazos paralelos a tus manos
cerrando los ojos, en un paseo por los valles de saturno

la corriente nos envuelve, nos lleva al mar
flotando en los petalos de rosa que adornaron tu cama
trémula sinfonía dual que atraviesa la vía láctea…

Labios partidos

Después de algunos meses te vuelvo a ver
con los labios partidos de aparente soledad
el blanco de tu piel se destiño
dejaste de ser la chica lunar
eres la imagen auténtica de una mortal

tus palabras siguen causando confusión
llevan las comillas de la duda a cada rincón
han perdido el aguijón o mi piel se endurecio
tu veneno no crea más adicción

si nos abrazamos es por que la mentira
tuvo alguna vez medida negativa
porque ya no tienes armas para disparar
se oxigaron despues de rios de sal

nos despedimos sin reflejarnos en los ojos
con un silencio sepulcral
seguimos caminos distintos
y sin mirar sobre el hombro

minaste con sutil lavia
pero no caí en la trampa, solo reí
con brusquedad y penitencia

así tan intransigente fue el fin
con trivial indiferencia
te llevas tu debil hermosura
me quedo con mi infernal locura.

Clasificado

“Busco chico discreto
con ganas de salir a pasear
y despues, haber que pasa”
decía el periódico digital
“trigueña, pelo negro y coqueta”
no mentía lo suficiente,
el anuncio daba para más.

La ciudad ahora tiene
cuando el tiempo se detiene
quince buscando a Soledad
con una mano en el teclado
y la otra a media luz
acariciando el revolver
de una pasión sin corazón

“soy valiente, conocedor
me gusta el vino y las canciones de amor”
intentaban algunos
“te puedo garantizar,
nos la vamos a pasar muy bien”
presumian otros

la razón se desmorona
la soledad es cruel, impostora
la moral se queda en cama
cuando el pecado sale buscando que comer

la esposa preñada
sabe que le toca perder
la novia desdichada
una vez a fin de mes

los maridos vuelven a casa
con cinismo en la cara
un jardin de rosas
para apaciguar la culpa

Soledad es una más
buscando como encontrar el pan
en su carcel de perfumes baratos
vendiendo besos en un clasificado.

Alas de metal

Se quebró el cristal
quedaron expuestas mis alas de metal
de rodillas espero, derrotado
el golpe final.

La tierra en los ojos me ciega
sentado sobre mis tobillos
con las manos en mis muslos, vacias
encorvado respiro con dificultad
con tanto óxido y polvo.

La lluvia de agua regia cae sobre mi piel
gotas que diluyen al impacto
son balas de cañón
ajeno al dolor cuando un sol transita mis venas
suplique perdón, recibí castigo
sin redención
es el precio por firmar pactos en el infierno.

La vida es un techo al que hay que llegar
sin cadenas, sin crucifijos
no tiene piedad de pecados y sacrilegios
nadie se salva de nadar en estiercol
aún con alas de seda, nos equivocamos.

Un brazo rodea mi cuello
mujer que atina valientes palabras en mi oido
tomo un respiro
en un mundo de hipócritas testigos
queda un ángel de piel de plata
labios escarlatas y ojos negros
con la fuerza para cargar
mil y un demonios conmigo.

Maldigo al destino que no escucho mi consejo
juro que no son los celos
ya aprenderé con el tiempo a perdonar
la traición a mis enemigos.

Me pondré de pie
y volaré con el orgullo intacto
de saberme bello con mi piel quemada
y batiré las alas
en un reflejo con el mar.

Reptar

reptar
buscando un agujero al centro de la tierra
con la cabeza gacha y el corazón expuesto
la rutina de besar en la primera cita ha sido descubierta
no di el primer paso pero robe algunas conciencias

reptar
escuchando la triste melodía de una canción sin letra
con el aire denso y la herida abierta
la inocencia de amar a primera vista ha sido corrompida
no prometí la cima del cielo, solo la lluvia de estrellas.