Vicios

la obra maestra de tus manos
que en pinceladas breves
dibujan un orgasmo

la húmeda sensación de bienestar
con la respiración agitada
y una gota de sudor en agonía

tu venus al tacto
durazno en néctar
la cárcel del deseo

las sábanas de piel
en contacto por doquier
con cada membrana de tu cuerpo

Anuncios

Fin

Transito entre calles de nostalgia
entre aguaceros sin paraguas
durmiendo en las esquinas
con un cartón de cobija y una lista
de las cosas que deje olvidadas

un par de manchas de carmín
adornan el cuello de mi camiseta
de una noche que perdí la cuenta
de las notas que escribí en la barra

apostando la razón en la ruleta
perdí en la séptima vuelta
la suerte se la llevo la ingrata
que a su escote desvío mi mirada

apoteósico fin en el cuadrilátero
a un metro mi enemigo intacto
cuando me dio por respirar
las luces golpeaban mi cara.

Pronóstico del tiempo

Se pronostican fuertes vientos al norte
con estremecimientos cíclicos
al sur una fuerte lluvia y carnaval
con inundaciones y desbordamientos

al costado del manantial hay agua fresca
rio abajo la indiferencia cuesta
mar de abruptos sacrificios rodean los Himalaya
dientes encajados en el valle del Jordan

dos mujeres llorando como gatos
al verse sorprendidas en el acto
de la masturbación

Maldiciones

Me escondía de tu rostro evadiendo tu mirada
había duendes en mis sueños y brujas en mi cama
podía llorar, pero los rios estaban secos
las borrascas de la madrugada eran resacas al alba

había maldiciones sobre mi alma
ilusas teorias de la razón de estar aquí
temía voltear atrás y no volver a regresar
abrazaba el silencio en noches de lluvia

caminaba por callejones sin salida
dando tumbos nada me detenía
sabía que el futuro era mejor
sin atinar el camino que más convenía

en naufragios perderemos el respeto
pero ganaremos la gloria de la soledad

Colina

Las voces se acallan, la vista se aclara
las sombras retroceden, se ocultan
un llanto de bebé me hace despertar
un aletargado corazón late de nuevo

apacigue mi impaciencia con indiferencia
los gusanos en mis ojos no pudieron entrar
sacudí el polvo de la tormenta de arena
poniendome de pie, de un salto

vi girasoles ondear en la cuesta
el verde de la colina me iluminó
una sombra de árbol me espera

saciaré mi sed en aguas cristalinas

corrí sin mirar atras…